¿QUÉ ES LA OSTEOPOROSIS?

¿Tengo riesgo de padecer osteoporosis? Hay numerosos factores que pueden incrementar el riesgo de osteoporosis:

Falta de producción de hormonas femeninas (estrógenos) por:
- Monopausia precoz (antes de los 45 años)
- Histerectomía temprana (antes de los 45 años)
- Periodos mayores o iguales a 1 año sin regla (exceptuando los embarazos)

2. Para los hombres:

- Niveles bajos de testosterona (hipogonadismo)

3. Para los hombres y mujeres:

- Tratamientos prolongados con corticoides
- Antecedente familiar de fractura de cadera por traumatismo mínimo en familiar de primer orden
- Fractura de cadera, vertebral o de muñeca por traumatismo mínimo
- Enfermedad de malabsorción, enfermedad inflamatoria intestinal e intervenciones de estómago
- Inmovilidad prolongada
- Consumo excesivo de alcohol
- Fumar
- Bajo peso corporal

¿Cómo puedo prevenir la osteoporosis?

La masa ósea es la cantidad de hueso (proteínas y sales de calcio) que presenta una persona en su esqueleto en un momento de su vida. Durante la niñez y la adolescencia hay un crecimiento rápido del esqueleto, siendo su formación máxima entre los 15 y los 20 años. La máxima densidad de masa ósea se alcanza entre los 20 y 30 años de edad.

Aunque está claro que la herencia genética juega un papel importante, estudios realizados en gemelos muestran que la densidad de hueso se puede regular. Así, determinados factores como una producción de hormonas regular, un consumo adecuado de calcio y la actividad física equilibrada ayudan a mantener la densidad de hueso alcanzada en la infancia y adolescencia.

REALIZAR EJERCICIO FÍSICO REGULAR
  El ejercicio físico intenso y regular tiene una influencia capital en el desarrollo óseo y su arquitectura, durante la niñez y la adolescencia y se ha realizado ejercicio físico durante su niñez y adolescencia.
La ausencia de ejercicio y la vida sedentaria disminuyen la formación ósea. Los períodos de inmovilización prolongada dan lugar a una pérdida de hueso.
SUPRIMIR LOS HÁBITOS TÓXICOS
  Son varias las sustancias relacionadas con el desarrollo de osteoporosis. Los hábitos tóxicos que influyen mayoritariamente sobre la masa ósea son: principalmente el tabaco, el alcohol y la cafeína.
INGESTA ADECUADA DE CALCIO Y VITAMINA D
  El consumo adecuado de calcio es crucial para el esqueleto, la concentración muscular, la actividad cardiaca y la coagulación de la sangre. La cantidad que debemos consumir es dependiente de la edad, sexo y riesgo de padecer osteoporosis. La cantidad de calcio recomendada se puede conseguir consumiendo alimentos ricos en calcio (sobre todo leche y derivados) o con suplementos (sales de calcio). En el último caso se debe llevar un control médico para saber cuando y que cantidad.
 
NECESIDADES DE CALCIO POR GRUPOS DE EDAD
Adolescentes 10-25 años 1200-1500 mg/día
Varones 26-64 años 100 mg/día
más de 65 años 1500 mg/día
Mujeres 26-50 años 1000 mg/día
Menopáusicas 1000-1500 mg/día
más de 65 años 1200-1500 mg/día
Edad fértil en la mujer Embarazo y lactancia 1200-1500 mg/día
  La vitamina D es una sustancia fundamental para el hueso. Sus necesidades diarias se consiguen fundamentalmente por la formación de la misma a partir de los rayos solares que actúan sobre la piel. Efectivamente, los únicos alimentos naturales ricos en vitamina D son los aceites de hígado de pescado y éstos no se toman habitualmente en nuestra dieta.
 
CONTENIDO EN CALCIO DE LOS ALIMENTOS
ALIMENTOS CANTIDAD CALCIO
LÁCTEOS
Leche entera 1 taza 242 mg
Leche desnatada 1 taza 260 mg
Yogur natural 1 unidad 156 mg
Yogur desnatado 1 unidad 179 mg
Helados 1 ración 200 mg
Natillas 1 unidad 140 mg
Gruyere, Emmental 100 g 1080 mg
Manchego 100 g 835 m g
Burgos 100 g 186 mg
Requesón 40 g 36 mg
Cuajada 1 ud 179 mg
PESCADOS Y CARNES
Sardinas aceite 100 g 400 mg
Bacalao, merluza 100 g 28 mg
Salmón 100 g 27 mg
Atún 100 g 38 mg
Gambas, Langostinos 100 g 220 mg
Mejillones 100 g 80 mg
Ternera 90 g 8 mg
Pollo 90 g 13 mg
CEREALES Y FRUTOS SECOS
Almendras 100 g 250 mg
Avellanas 60 g 150 mg
Nueces 100 g 80 mg
Pistacho 100 g 136 mg
Pan blanco 100 g 100 mg
Pan integral 100 g 100 mg
VERDURAS
Coles 100 g 350 mg
Nabos 100 g 300 mg
Brécol 100 g 130 mg
Berro 100 g 300 mg
Acelgas 100 g 90 mg
Espinacas 100 g 90 mg
Judías verdes 100 g 40 mg
LEGUMBRES
Garbanzos 100 g 145 mg
Habas secas 100 g 115 mg
Judías blancas, pintas 100 g 128 mg
Guisantes secos 100 g 62 mg
Lentejas 100 g 56 mg
FRUTAS
Naranja, mandarina 1 ud 36 mg
Pera 1 ud 12 mg
Fresas 1 ud 25 mg
Plátano 1 ud 9 mg
Manzana 1 ud 6 mg
Aceitunas 1 ud 63 mg

¿Cómo se diagnostica?

Usted puede no haber notado ningún síntoma de la osteoporosis hasta que se haya fracturado un hueso por primera vez, haya alterado la confomación normal de la espalda, con desarrollo de joroba. Si usted presenta estos fenómenos o tiene factores de riesgo para desarrollar la enfermedad es probable que su médico le realice una densiometría. Esta técnica permite medir la densidad ósea con una mínima exposición a radiaciones.

La densitometría nos indica la pérdida de hueso en una persona y nos ayuda a saber si un tratamiento contra la osteoporosis es efectivo. Las radiografías simples de los huesos sirven para detectar las fracturas pero son poco sensibles para medir la densidad ósea.