DIETA PARA PACIENTES CON NIVELES ALTOS DE ÁCIDO ÚRICO:
 
El sobrepeso es un factor que contribuye a la aparición de la gota, por ello, si el paciente es obeso, será beneficiosa la reducción de peso de forma gradual. Una dieta muy baja en calorías aumenta el nivel de ácido úrico y puede provocar los síntomas.
Aumentar el consumo de líquidos no alcohólicos, que puede incluir té o café, para alcanzar una ingesta de 2-2,5 litros diarios. Se aconseja tomar un vaso de agua por la noche antes de acostarse.
Dado que el consumo excesivo de alcohol puede precipitar un ataque de gota, se aconseja no consumir más de 100gr/día como máximo, en forma diluida y durante la comida. Se prohíbe totalmente toda bebida alcohólica durante un ataque de gota como : vino, cerveza, coñac, oporto y otros licores.
Reducir a cantidad de grasa consumida en la dieta.
La ingesta de ciertos alimentos está asociada con ataques agudos de gota; estos alimentos pueden ser diferentes para distintas personas, sin embargo, normalmente se EXCLUYEN de la dieta aquellos que contengan una cantidad importante de purinas, tales como:
 
Vísceras: Hígado, mollejas, riñón, corazón, sesos, callos, extractos de carne, consomés, sopas y salsas hechas con caldos de carne.
Los huevos de pescado, anchoas, sardinas, arenques, boquerones, caballa, eperlano, salmonetes, mejillones, gambas.
Cereales integrales y sus productos como: pan integral, germen de trigo, copos de avena, etc..
Legumbre seca como: judías blancas, garbanzos, habas, guisantes lentejas, etc..
Ciertas verduras: coliflor, cebolla, espárragos, espinacas, champiñón.
Volatería y caza como: faisán, liebre, pato, ganso conejo de bosque, etc..
Se recomienda reducir la cantidad de proteína ingerida de la dieta a 1gr/Kg. peso ideal, normalmente se reduce la cantidad de carne y pescado en general, siendo la ingesta no más de 100 gr/día de carne o pescado en total, para sustituir estos alimentos se puede utilizar huevos, leche y queso (no graso) para llegar a la cantidad de proteína recomendada en la dieta.