DIETA PARA COMBATIR LOS PROBLEMAS POR EXCESO DE GASES:

ALIMENTOS ACONSEJADOS:

Carnes, pescado, huevos y derivados: todos, con la frecuencia que marcan las recomendaciones de alimentación equilibrada.

Cereales y patatas: todos salvo los indicados en "alimentos permitidos y limitados".
Legumbres: lentejas, garbanzos, alubias, habas, guisantes... Se recomienda combinar solo con patata o arroz y verduras, y si aún así no sientan bien, pasarlas por el chino o pasapurés para eliminar los 'hollejos' y mejorar su digestibilidad.
Verduras y hortalizas: todas salvo las flatulentas, preferiblemente una ración diaria en crudo (ensalada).
Frutas: todas salvo las indicadas en el apartado de "alimentos limitados", en especial la manzana.
Bebidas: agua, caldos, infusiones suaves y zumos naturales.
Grasas: aceites de oliva y semillas (girasol, maíz, soja...), mantequilla, margarinas vegetales.
ALIMENTOS PERMITIDOS (Consumo moderado y ocasional):
Leche y lácteos: batidos lácteos, postres lácteos tipo natillas, flan, arroz con leche.
Carnes semigrasas, jamón y fiambres magros y otros embutidos más grasos.
Cereales: cereales de desayuno integrales y muesli, según tolerancia individual por su contenido en fibra (véase ' recomendaciones dietéticas').
Bebidas: zumos comerciales azucarados, bebidas refrescantes sin gas de extractos de frutas no azucaradas.
Otros productos: miel, mermeladas, bollería y repostería sencillas (las que en composición más se parecen al pan: bollo suizo, bizcochos de soletilla), helados y sorbetes, mayonesa.
ALIMENTOS LIMITADOS (consumir de forma esporádica o en pequeñas cantidades):
Leche y lácteos: Si quiere buscar un culpable de sus gases, piense en la leche y sus derivados, excepto el yogur. La razón posiblemente se encuentra en los distintos grados de intolerancia a la lactosa, muchas veces insospechada.

Carnes grasas, carne cocida dos veces o muy condimentada, productos de charcutería y vísceras
Cereales: pan fresco recién horneado tipo baguette y pasta poco cocida (fermentan en el estómago y crean molestias), galletas rellenas o bañadas con soluciones azucaradas o chocolate, etc.
Legumbres: aquellas que se cocinan con ingredientes grasos de origen animal (chorizo, morcilla, tocino, etc.).
Verdura flatulenta: alcachofas, col, coliflor, brócoli, coles de Bruselas, pimiento, pepino, rábanos y rabanetas, cebolla, puerros.
Frutas: fruta en almíbar, frutas secas y frutas confitadas. La pectina de la manzana se ha asociado también con producción de gas excesiva.
Bebidas: café y té fuertes, bebidas con gas, bebidas con chocolate y bebidas alcohólicas de baja graduación (cerveza, vinos de mesa, sidra).
Grasas: nata, manteca, tocino y sebos.
Otros: pastelería y repostería rellenas, con chocolate o bañadas en soluciones azucaradas, golosinas y dulces, frutos secos, etc. El café no provoca gases, pero está descaonsejado porque es una bebida estimulante que contiene excitantes entre los cuales se encuentra la cafeína y otras sustancias como los ácidos cafeicos, clorogénico y aceite esencial, todos ellos de acción irritante sobre las mucosas del estómago e intestino
Edulcorantes: azúcar común o sacarosa, fructosa y jarabes de glucosa.
RECOMENDACIONES DIETÉTICAS:
  • Una alimentación variada y conforme con las exigencias de una dieta equilibrada.
  • Comer de forma ordenada (primero, segundo y postre), en ambiente tranquilo y sin interferencias (televisión, radio, prensa, etc.), respetando los horarios de un día para otro y sin saltarse ninguna.
  • Se recomienda masticar bien los alimentos, comer y beber despacio los líquidos, muy en especial las bebidas gaseadas.
  • No realizar comidas demasiado copiosas o de condimentación fuerte.
  • Evitar los alimentos o platos muy grasos: alimentos fritos y rebozados mal elaborados (con exceso de aceite), guisos y estofados grasos, salsas con exceso de grasa (nata, mantequilla, manteca, tocino, quesos fuertes…), pastelería y bollería grasas (de hojaldre u hojaldradas, de masa quebrada, con mantequilla, cremas de nata, moka, chocolate, etc.).
  • Cocer bien la pasta para que no dé lugar a molestias digestivas y procurar evitar el pan recién horneado tipo baguette, las verduras flatulentas, así como las legumbres cocinadas enteras con ingredientes grasos de origen animal.
  • El yogur contiene bacterias que ayudan a equilibrar la flora del intestino por lo que están especialmente recomendados.
  • Sustituir el café, el descafeinado y el té por infusiones de menta, anís, salvia o de hinojo o bien añadir unos granos de anís verde, hinojo o comino a una infusión de manzanilla, ya que ayudan a la digestión, y de hierbabuena, que relaja los músculos del colon (intestino grueso), lo que ayuda a aliviar la molestia del exceso de gases.
  • En caso de estreñimiento, no se deben efectuar cambios bruscos en la dieta en cuanto a su contenido en fibra, ya que pueden crear más gases y dolores intestinales, incluso diarreas. Lo conveniente es introducir progresivamente los alimentos ricos en fibra: verduras cocinadas enteras o en puré sin pasar por el chino o el pasapurés y ensaladas, frutas frescas, legumbres cocinadas según las orientaciones que se han mencionado, cereales integrales, frutos y frutas secas.