DIETA PARA COMBATIR LA DISPEPSIA :

¿Qué es la dispepsia?

Se denomina también dispepsia funcional o no ulcerosa y se define como dolor en la parte alta del abdomen ("en la zona del estómago") que no está causado por lesiones del aparato digestivo. Este tipo de patología es totalmente BENIGNA (no se asocia con ningún tumor) y es muy frecuente en nuestro país.

¿Qué síntomas y signos se asocian con esta patología?
  • Dolor o molestia en la parte superior del abdomen que en ocasiones se puede calmar con medicamentos para el estómago (antisecretores como omeprazol o ranitidina, o antiácidos como almax).
  • Náuseas, distensión o hinchazón del abdomen, sobre todo tras ingesta de alimentos.
  • Plenitud o saciedad precoz con la ingesta de alimentos.
¿Cuál o cuáles son las causas de la dispepsia?
Lamentablemente, hoy en día no se conocen todavía las causas que originan la dispepsia. Algunos expertos en el tema han sugerido que la dispepsia podría estar originada en el hecho de que los pacientes con dispepsia funcional tuvieran una mayor sensibilidad en la pared del tubo digestivo, lo que provocaría la aparición de las molestias típicas de la dispepsia.
¿Cómo se llega al diagnóstico de dispepsia funcional?

El diagnóstico de dispepsia funcional es un diagnóstico de exclusión. Es decir, hay que excluir la patología orgánica (ulceras, tumores, etc.) antes de llegar a este diagnóstico.

La dispepsia funcional es una patología caracterizada por los síntomas explicados anteriormente, en la que se ha descartado de forma razonable la existencia de otras enfermedades del tubo digestivo mediante análisis, endoscopia (que descarta tumores, ulceras e inflamaciones en el esófago, estómago y duodeno) y ecografía (que descarta la patología de vesícula, hígado y páncreas).

¿Tiene tratamiento esta patología?

Antes de iniciar ningún tratamiento, es de vital importancia que usted confíe en el diagnóstico que ha hecho su médico y no tenga ninguna duda de que no tiene patología orgánica . Una vez aceptado ésto sin ningún género de dudas, debe entender también que la dispepsia funcional es un proceso BENIGNO, CRÓNICO y RECIDIVANTE, en el que se alternarán fases sin síntomas y otras en las que éstos reaparecerán. Recuerde que esta patología suele durar años y, por desgracia, no se dispone de un tratamiento eficaz para solucionarla, por lo que tendrá múltiples reciadas. No obstante, le recomendamos que siga las siguientes normas ya que podrían ayudarle a disminuir su sintomatología.
Elimine de la dieta aquellos alimentos con los que usted ve que le aparecen más frecuentemente los síntomas.
Haga comidas menos copiosas de los habitual, coma despacio y mastique adecuadamente la comida. Todo ésto le ayudará a hacer más fácilmente la digestión de los alimentos que haya ingerido.
No fume, ni tome bebidas que contengan alcohol.
Si su médico le ha prescrito medicación antisecretora, tómela sólo en las épocas de mayor molestia y siguiendo siempre las indicciones de su médico.
Si le han recetado un medicamento para facilitar el vaciamiento del estómago (cinitaprida, metoclopramida, etc), es importante que lo tome unos 20 o 30 minutos antes de las comidas para facilitar que puedan hacer su efecto.
En épocas en las que esté más ansioso, previa consulta con su médico especialista, puede ser útil que tome medicación para disminuir su ansiedad.
Si tiene que tomar medicación analgésica, el fármaco más aconsejable es el paracetamol. Procure no tomar aspirina (acido acetil salicílico), ni antiinflamatorios no esteroideos. En caso de absoluta necesidad, consulte con su especialista para tomarlos bajo protección del estómago con medicación antisecretora.

Algunos de los casos más comunes se producen por tragar aire, por masticar con la boca abierta, o por engullir los alimentos, puede producir dispepsia. Tomar líquidos junto con las comidas, también contribuye a este problema porque diluye las enzimas que se necesitan para la digestión. Algunos alimentos y bebidas, entre los cuales están alcohol, vinagre, cafeína y alimentos grasosos, muy condimentados o refinados, causan indigestión porque irrita el tracto digestivo.

Otros factores que causan indigestión son la obstrucción intestinal, mala absorción, úlcera péptica, alteraciones del páncreas, hígado o vesícula biliar. Las alergias y las intolerancias alimentarias, también causan indigestión.

Cuando los alimentos no se digieren adecuadamente se pueden fermentar en el intestino, lo que produce algunos gases. Los alimentos con un alto contenido de carbohidratos complejos, como los granos y las legumbres, son las principales responsables de los gases, pues son difíciles de digerir, en las que actúan las bacterias provocando molestos síntomas. Hacer ejercicio como caminar a buen paso, favorece el proceso digestivo.

La gente de edad avanzada carece de suficiente ácido clorhidrico o el ácido del estómago y pancreatina para una correcta digestión.

Tenga precaución con los preparados antiácidos, pueden provocar un alivio momentáneo, pero finalmente empeoran el problema.

RECOMENDACIONES: